Big Data e IoT: un nuevo desafío en el sector asegurador

El Big Data e IoT
Extracto de la publicación ASEGURANZABig Data [Montse Mariana Cantero]

«En la actualidad estamos asistiendo a un crecimiento explosivo de datos generados por sensores, smartphones y otras máquinas que se interconectan dando lugar al Internet of Things (IoT)»

Big Data no sólo hace referencia al volumen de datos sino, y más importante aún, a las técnicas para extraer conocimiento de ellos, generando asombrosos avances en campos tan dispares como la biotecnología, meteorología o energía, en los que es una tecnología madura.

Aunque en el sector asegurador Big Data está en sus fases iniciales es, sin embargo, una magnífica oportunidad para ofrecer servicios ventajosos, tanto para el cliente como para la aseguradora. Por ejemplo IoT permite ya a la aseguradora instalar en el coche de su cliente un dispositivo que informa a ésta de cómo conduce. Los conductores asegurados se podrán beneficiar así de descuentos si conducen de forma correcta y/o recorren pocos kilómetros.

Modelos de comportamiento

Analizando la huella digital que dejan los clientes en sus compras on-line o en las redes sociales se pueden generar modelos sobre su comportamiento. No es descartable que compañías que no son aseguradoras comiencen a comercializar seguros en el futuro. Por eso, en el sector tenemos que estar preparados para los cambios; no sólo grandes empresas en el ámbito de la Inteligencia Artificial sino también fabricantes de coches o incluso pequeñas (pero muy avanzadas) startups están generando modelos de negocio, productos y servicios que podrían competir con las aseguradoras.

Al final, quien maneja más número de datos y dispone de capacidades analíticas avanzadas, conoce mejor los hábitos del cliente y puede fidelizarle con una oferta personalizada.

la conjunción de IoT y Big Data

Si la conjunción de IoT y Big Data es una oportunidad para las aseguradoras, también es cierto que el grado de madurez que alcanzan éstas en la adquisición de herramientas de Big Data debe ser progresivo y dirigido por los casos de uso, con el objetivo de conseguir un crecimiento escalable y coherente de la información a procesar.

Existen ya varias herramientas que cubren la necesidad de incorporar el uso de Big Data. Algunas de ellas, realizan un papel de mero acelerador pero, a largo plazo, puede que no proporcionen el soporte necesario para las necesidades de crecimiento previstas. Esto se debe a que no existe la herramienta perfecta, ya que Big Data está evolucionando constantemente.

Finalmente, uno de los atractivos de Big Data consiste en aplicar Analítica Avanzada, Machine Learning y Computación Cognitiva ya que los datos, por sí solos, no son suficiente. Su análisis debe generar «conocimiento» para contribuir a conseguir los objetivos de la compañía. Por ejemplo, la capacidad de analizar los datos cualitativos o no estructurados permite categorizar a los usuarios, identificar el fraude y fidelizar al asegurado con una oferta adaptada a su perfil.

En conclusión, la sinergia positiva entre IoT y Big Data ofrece grandes oportunidades tanto para el sector como para los asegurados.